“La pasión es aquella que cuando uno llega a ella el resto se le hace aburrido”. Mi pasión por la Formula 1

La pasión es aquella que cuando uno llega a ella el resto se le hace aburrido.

El día que entablas relación con lo que ocupara tus pensamientos el resto de tu vida, lo que se convertirá en algo imprescindible y en tu verdadera libertad espiritual, es el inolvidable día en el que descubres tu pasión. Yo creo que todos de algún modo u otro recordamos el momento exacto en que descubriste que algo había dado el paso, el salto que hay entre el entretenimiento y la verdadera pasión.

Yo tengo el mio, quizá verdadero, quizá soñado pero tan fresco como si fuese de antes de ayer. Recuerdo estar sentado en el sofá y cambiando de canal a la hora de comer. Entonces aparecieron unos coches preciosos. Tenían las ruedas descubiertas, solo sujetas por unos palitos negros. Me fascinaba como algo tan pequeño y aparentemente frágil podía aguantar esas velocidades. Tenía colgando de delante una especie de ala a la que llamaban alerón delantero y uno igual pero elevado en la parte de atrás. Me impresionó especialmente uno, de color rojo con un piloto dentro al que llamaban algo así como schumi.

El lugar en el que corrían lo llamaban circuito, y parecía tener un nombre: Magny course, un circuito francés en el que lo que más preocupaba a los comentaristas eran los elevados “pianos” de la ultima curva, que tenia forma de S y llamaban chicane.

No recuerdo quien ganó, cuantas vueltas quedaban ni que canal era, pero tengo grabada en mi mente la imagen del monoplaza pasando esa ultima chicane, con sus suspensiones comprimiéndose y adaptándose para permitir la máxima tracción de este. Este momento clavado en mi mente es el momento en que descubrí mi pasión.

Quizá para muchos el sentimiento de contemplar la formula 1 es un mero entretenimiento, algo al margen de la vida real que les vale para evadirse, pero luego estamos los que de verdad tras mucho pensar y sentir nos dimos cuenta de que ese era el futuro que a cualquier precio (o casi cualquier precio) queremos. Y no somos pocos ni mucho menos.

El dia que decidí ser ingeniero mecánico no lo recuerdo, pero si que recuerdo las cenas y comidas familiares navideñas en las que me preguntaban… ¿Qué quieres ser de mayor Carlos? y yo decía “yo voy a ser ingeniero Mecánico porque quiero trabajar en la formula 1”

Y desde aquel entonces hasta hoy ha llovido y mucho pero esto es de lo que más seguro estoy, y es que la formula 1, el motor sport, es mi pasión, y no cualquier pasión, es mi PASIÓN entendida como aquello que te motiva, aquello que tomas por objetivo y objeto de tu futuro, aquello que sabes que si llegas a alcanzar, no se podrá considerar obligación porque sera ser feliz, aquello que hace que los pelos se exciten y se pongan de punta, que se ponga la carne de gallina solo con escuchar el sonido de sus motores. Sentir la potencia, la vibración, el ruido. Ver que algo en lo que se ha invertido tanto trabajo y esfuerzo, es capaz de completar carrera tras carrera marcando tiempos de escándalo. Eso es lo que a uno le hace que la sangre de sus venas cambie y empiece a aparecer gasolina en ellas, empieces a ir por el pasillo de ti casa imaginando que estas pilotando en Mónaco entre los edificios o que creas que estas en vuelta rápida mientras llevas el carrito en el condis de debajo de tu casa.

Mi otra pasión, complementaria a la propia por el mero deporte en sí es La Ferrari mas alla de exitos o fracasos. La Ferrari no es un equipo ni una marca de coches; es una filosofía de vida, un sentimiento familiar en el que Il commendatore se despidió de su ultima creación antes de morir, es una familia en la que todos juegan un papel fundamental y todos son escuchados. Todo esto moleste a quien moleste no me lo invento yo, lo dijo gente que realmente conoció al commendatore, que conocen a Luca cordero di montezemolo, que conocen la filosofía de la scudería y su pasión. No es correr, es compartir, sentir, sonreir y colaborar.

Lo bueno es que esta pasión por el caballino rampante no quita ni empaña la pasión de muchos como yo por el deporte al margen de pilotos o equipos y es en estas condiciones cuando alcanzas el máximo climax en este deporte, el verdadero amor por el concepto de la competición en si misma, la categoría reina: LA FORMULA 1

Carlos Sánchez Martínez @Carlossmf1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s